Trucos y consejos para ofrecer una imagen profesional que brille

Trucos y consejos para ofrecer una imagen profesional que brille

Descarga mi mini guía con 8 puntos imprescindibles para ofrecer una imagen más profesional

Descarga mi mini guía con 8 puntos imprescindibles para ofrecer una imagen más profesional

Lo último en el Blog

Voy a emprender un proyecto o negocio: ¿necesito invertir en el diseño de un logotipo?

marketingytal
Voy a emprender un proyecto o negocio: ¿necesito invertir en el diseño de un logotipo? | Marketingytal

¿Vas a abrir un pequeño comercio? ¿Un negocio digital? ¿Estás iniciando un proyecto profesional? Incluso teniendo muy clara la idea (cosa que es muy positiva, por cierto) seguramente la elección del nombre para tu empresa o tienda y del logo te generen más de un quebradero de cabeza. ¡No es para menos!

La elección del nombre y del logotipo son muy importante en estos primeros momentos. Es normal que le des muchas vueltas y que tal vez no acabes de ver claro cuál es el camino correcto.

Lo cierto es que cuando emprendemos una aventura empresarial de cualquier tipo la incertidumbre y los miedos son compañeros de viaje desde el principio.

A menudo ocurre que no todos los emprendedores disponen de una cuenta corriente en el banco boyante y eso hace que quieran ahorrar en ciertos aspectos.
¿Ahorrar con el diseño de tu logo es una buena opción?

A lo largo de los años he trabajado con muchos tipos de empresarios y negocios diferentes. Una cosa que me ha llamado mucho la atención es cómo la misma persona que se gasta miles de euros en el diseño y la reforma de un local escatima gastos en diseño y en imprenta. Para mí es algo inconcebible.

Cuando voy a una cafetería, por ejemplo, valoro mucho el diseño del local, el ambiente, la iluminación, el volumen de la música, la carta de desayunos… Cuando ya estoy dentro, claro. Pero os puedo asegurar que si lo que veo desde fuera no me atrae nada jamás entraré. Y lo que veo desde fuera es también el rótulo con el nombre de la cafetería y su logo.

Hoy en día hay que cuidar la experiencia del cliente al detalle. 
No es ningún secreto que la competencia es feroz y todos necesitamos aportar ese ‘algo’ distinto que a menudo nace de la historia que hay detrás de una marca o de un proyecto y de las personas que forman parte de él.

Una buena base es imprescindible.

Por eso, contar con un logotipo y una identidad visual atractiva dentro del segmento al que te diriges es fundamental.

Naturalmente, hay situaciones menos exigentes que otras.

Si, por ejemplo, ofreces tus servicios como traductor o consultor freelance quizás no necesitas un logotipo súper elaborado, sino sentar las bases de lo que será tu imagen profesional y la de tu negocio, con coherencia y un poco de buen gusto. En ese caso, unos prácticos consejos como los que publicaré en mi Guía práctica diseño en Word te pueden bastar.

Si vas a abrir un comercio a pie de calle o te mueves en sectores más exigentes (lujo, moda, cosmética, etc.) te interesa mucho contemplar en la inversión inicial el diseño, como mínimo de tu logotipo. No tienes por qué acudir a un prestigioso estudio de diseño si no tienes recursos, pero tampoco te recomiendo los logotipos prefabricados o soluciones muy baratas si vas un poco serio con tu proyecto o tienda.

Y la pregunta del millón… ¿Es caro el diseño de un logotipo? ¿Cuánto puede costar? Como casi todo en la vida, depende.

Probablemente no te pasarán dos presupuestos iguales.

Algunos te escandalizarán por caros y otros por baratos.

Pero tampoco es lo mismo que te envíen un diseño rápido al que han dedicado 5 minutos que un diseñador que investigue tu competencia, tenga en cuenta qué valores quieres transmitir con tu marca (y te acompañe en el proceso si no te habías hecho estas preguntas) y te ofrezca varias opciones para elegir.

Otro punto que suelo resaltar con mis clientes es el factor tiempo. Un buen logo es duradero y puedes funcionar con él durante años sin necesidad de hacer restylings o pequeños retoques. Es decir, si lo haces bien y con un mínimo de calidad es algo de lo que te olvidarás por muchos años… A la hora de valorar los presupuestos ten en cuenta el valor que te ofrecen ¡y no mires sólo la cantidad de ceros!

Tenlo claro: el diseño de un logotipo es una inversión que te interesa hacer.

Es un pequeño gran esfuerzo, igual que reformar un local, pagar el alquiler de un despacho, diseñar una página web…

¿Sigues pensando que no necesitas un logotipo en tu empresa? Cuéntame por qué en la sección de comentarios :)

8 consejos a la hora de decidir el nombre comercial o marca de tu empresa

marketingytal
Todo negocio es una idea a la que hay que darle forma y estructura. Pensamos qué necesidad vamos a cubrir, qué servicio vamos a dar, qué forma jurídica va a tener... Sin embargo, muchas veces me he encontrado con buenos profesionales y emprendedores con buenas ideas que desdeñan dos aspectos básicos de lo que será su empresa y su marca: el nombre y el logotipo.

A menudo se elije un nombre con prisa y prácticamente la tarde anterior a acudir el registro de marcas. Ya no hablemos de aquellos que dejan lo que será la imagen de su marca en manos de algún primo / amiguete que trastea un poco con algo llamado Photoshop.

Poner en marcha cualquier negocio requiere una inversión (más o menos mayor), todo nuestro tiempo y energía y muchísima ilusión. 

Y el nombre y nuestro logotipo, que a fin de cuentas es lo que empezará a construir nuestra marca, exigen un pequeño esfuerzo.

¿Estás inmerso en la búsqueda del Santo Grial, es decir, el nombre perfecto para ese proyecto que tienes en mente? 

Te regalo 8 consejos, 8 aspectos que debes tener muy en cuenta para validar los nombres que te propongan o se te ocurran.

#1 Hazlo fácil para tus clientes
Que sea fácil de escribir y recordar y preferentemente corto. Un nombre que no se entiende, que los clientes escriben mal o que el comercial debe deletrear continuamente no es el mejor punto de partida.

#2 Evita símbolos o números
No utilices números o signos que puedan complicarlo (como por ejemplo &), salvo que sea necesario por su relación intrínseca con el producto o servicio.

#3 Local versus Global
Ten en cuenta a qué mercado o mercados te diriges o tienes pensado dirigirte en el medio o largo plazo. No es lo mismo pensar un nombre para un negocio local o nacional que pensar un nombre para una empresa que tendrá importantes relaciones con otros países.

#4 Ten en cuenta a tu sector
Piensa también en qué sector se moverá tu negocio. Un nombre puede funcionar perfectamente en un sector mientras que en otro no.

#5 Que sea como el buen vino...
Que siga funcionando en el transcurso de los años.

#6 La sonoridad
¿Cómo suena? El nombre de tu empresa es, al fin y al cabo, una palabra. No sólo debe lucir bien sobre papel o en la pantalla del ordenador: dila en voz alta y escucha su sonido en boca de otras personas. Quizás no suena como esperas que suene tu marca.

#7 Cuestiones legales y prácticas
¿Está libre ese nombre en el registro de marcas? ¿Entra en conflicto con alguna marca ya existente, aunque sea de otro sector? Con una sencilla consulta lo sabremos y podremos valorar si debemos buscar una segunda opción.

#8 Piensa on line
¿Está libre el dominio que se corresponde con el nombre de mi empresa? ¡Porque no tener página web ya no es una opción! ¿Y qué me dices de los perfiles en redes sociales? ¿Está ese nombre ya utilizado? ¿Tiene alguna relevancia?

Investiga, consulta, déjate asesorar... pero elije para tu proyecto un nombre y un logotipo con el que te sientas cómodo y que te guste: ¡vas a dedicarle mucho tiempo y esfuerzo!  

Si necesitas ayuda puedo acompañarte gracias a mi servicio de Brandig & Diseño de Identidad corporativa.

El diseño no tiene que ser bonito, tiene que comunicar (de forma efectiva) lo que quieres

marketingytal
El diseño no tiene que ser bonito, tiene que comunicar

Sin duda, la parte más fascinante del diseño a menudo la encontramos en la estética. Los juegos gráficos, la síntesis en un logo, los colores que nos seducen... Pero lo que nunca podemos olvidar es que el diseño cumple una función: la de comunicar.

Diseño para comunicar.
Sí, como suena.

Por ejemplo, por mucho que te guste una tipografía, si no se lee bien ¿cómo vas a utilizarla en un informe?

Pónmelo bonito.

Esto me lo han dicho mucísimas veces. Muchísimos tipos de clientes. Y es un error. Por supuesto el diseño debe ser agradable... para el público objetivo al que está destinado. No para el cliente o para el diseñador, no. Para quien está destinado a ver ese diseño, para quien le vamos a pedir que realice una cción en base a ese diseño (quizás comprar algo, dar un ok a un prespuesto, encargar un servicio, visitar una página web...)

Esto significa que el diseño debe contemplar una parte muy práctica o pragmática, si cabe. Esa parte parece que tiene menos glamour, pero, créeme, es la clave de todo.

Lo importante es que el diseño funcione. Que la gente lea lo que quieres que lea. Que tu cliente encuentre lo que quieres que encuentre. Todo debe estar pensado para que sea fácil, sencillo, comprensible, agradable. No necesariamente 'bonito'.

Detrás de todo diseño hay algo que comunicar, ¿lo habías pensado?
Tu tarjeta de visita comunica. Tu catálogo comunica. Tu flyer comunica. Tu anuncio comunica. Tu cabecera de Facebook comumica. Puede ser una oferta, una filosofía de marca o por qué te deben elegir a ti y no a tu competencia.

Así que cuando trabajes con un diseñador o estés tratando de diseñar algo para ti mismo o tu empresa pregúntate siempre primero: "vale, ¿qué quiero comunicar con esto?, ¿con qué idea quiero que se quede la persona que lo va a leer o a la que se lo voy a enviar?".

Si quieres profundizar un poco más en este tema y reflexionar sobre la imagen que estás transmitiendo como profesional o freelance o la que está dando tu negocio te invito a leer mi guía 8 puntos imprescindibles para tener (y ofrecer) una imagen más profesional.

El diseño no tiene que ser bonito, tiene que comunicar




Algunas empresas que han trabajado conmigo