Objetivos 2014: mi vida como freelance


Estos días he estado pensando mucho sobre lo que quiero para 2014 y cómo puedo trabajar en ello para cumplir mis objetivos. Entre mis muchos defectos destacaría que soy terriblemente inquieta: siempre estoy probando y sintiendo curiosidad por cosas nuevas, pero a menudo estoy desbordada, me meto en tantos líos que siento que no llego a nada y eso me frustra...

Así que este año he decidido organizarme (la organización es la clave del éxito, o eso dicen) y me he fijado pequeños objetivos y metas a lograr. No os voy a aburrir con todos (son bastantes) pero hay algunos que tienen mucho que ver con mi nueva vida laboral y con los que seguro muchos freelances se sienten identificados :)

Tener más ordenada la mesa.
No es que sea de naturaleza desordenada, pero cuando estoy trabajando mi yo profesional tiende a expandirse y a ocuparlo todo. Papeles varios, libros, cuadernos, libretas y un montón de pos-it (¿qué haría yo sin ellos) se desparraman por la mesa.

Ponerme un horario, ¡y cumplirlo!
Trabajar para ti mismo tiene muchas ventajas y también algunos inconvenientes de peso. Uno de ellos es el "estar siempre conectado". Siempre mirando el e-mail. Acordándote a horas intempestivas que no habías hecho aquello o que puedes ir adelantando lo otro. Creo que mi vida se ha desordenado un poco en ese sentido y necesito recuperar ciertas rutinas para que haya un tiempo para formarse, otro para producir y otro para disfrutar de mi pareja, mi familia, mis amigos y mis mascotas.

No mirar (y sobre todo, no contestar) e-mails a deshoras...
Pues relacionado con el "estar siempre conectado" llega ese momento a las diez de la noche que estás revisando tu correo (vaya Usted a saber por qué) y ves un e-mail de un cliente o proveedor y no puedes evitar contestarle. Si cumplo lo de ponerme un horario esto no debería suceder. Pero si por lo que sea sucede o alguien me envía algo de trabajo a mi correo personal me he hecho el firme propósito de no enviar e-mails a partir de cierta hora.

Soltar el ratón y recuperar el lápiz y el boli
Recientemente, guardando cosas, encontré dibujos míos de hace tres años, más o menos. Al verlos me di cuenta de qué diferente puede llegar a ser mi estilo de ilustración cuando utilizo técnicas tradicionales que cuando utilizo software informático. No es que uno me pareciese mejor que otro, tan sólo diferentes. Encontré algunos dibujos y bocetos hechos a lápiz y a boli y decidí realizar algunas ilustraciones digitales basándome en ellos. La verdad me gustó mucho el proceso y el resultado. Así que me he propuesto hacer más garabatos con el papel y dejar el ratón de vez en cuando.

No abandonar nunca más mis hobbies por el trabajo
No me considero una adicta al trabajo o workaholic, pero sí es cierto que he puesto mucho corazón y energía en cada proyecto en que he estado o en cada empleo que he tenido. En la última etapa, con la crisis, había mucha presión por conseguir resultados y mucha entrega por mi parte (jornadas de trabajo maratonianas, fines de semana adelantando cosas y buscando ideas para mejorar...). Ahora que he tenido un tiempo para reflexionar me he dado cuenta del gran coste que tuvo para mi vida personal. Prácticamente dejé de pintar, de leer, de quedar con gente después dle trabajo... No voy a valorar si merecía la pena o no, pero creo que a toda profesión le viene bien un toque de creatividad en el trabajo y la creatividad y las ideas espontáneas surgen muchas veces (por no decir casi siempre) cuando estás haciendo otras cosas, hablando con gente, tomando un café, visitando una exposición...
Por eso me he propuesto firmemente no volver a abandonar los hobbies y aficiones que me hacen ser como soy.

Sacar más tiempo para mis amigos
Mi padre siempre dice que los amigos de verdad se cuentan con los dedos de la mano. Es un poco exagerado, pero en parte es cierto. Así que para las personas que considero mis amigos quiero tener más tiempo y disfrutar de ellos :)

¿Y vosotros qué objetivos tenéis para este año?