Hola, bienvenid@!!

Marketingytal

Soluciones DISCOM: comunicación +diseño Copywriter y redactora Comunicación visual e ilustración

Modas que no sientan bien: comprar seguidores



En las últimas semanas proliferan informaciones sobre la "moda" de comprar seguidores en Twitter, Instagram etc. En realidad, no es algo nuevo: se lleva tiempo hablando de esto, pero parece que algunas empresas siguen pensando que en redes sociales la cosa va de cantidad y no de calidad.


En el fondo, es comprensible. He trabajado con grandes y pequeñas empresas, pero, independientemente del tamaño, a nadie le gusta que su competidor tal o cual tenga un mayor número de seguidores en su perfil de la red social de turno. Tampoco era frecuente analizar el por qué de esa supuesta superioridad en la cantidad de seguidores: ¿qué estrategia han seguido? ¿qué contenidos comparten? ¿han hecho publicidad específicamente para atraer gente a su perfil? ¿suelen hacer concursos y sorteos específicos en redes sociales?

La cuestión es tener claro por qué está nuestra empresa en redes sociales y a qué tipo de personas o clientes les puede interesar los contenidos que compartimos. No hay que estar porque sí, ni hay que estar en todas las redes sociales que hay, haya habido o aparezcan en el futuro, ni sirve de nada tener un perfil carente de significado, de "fondo", por muchos seguidores que se hayan conseguido (o comprado).

Las redes sociales pueden aportarnos muchas cosas si sabemos aprovecharlas bien y si destinamos los recursos adecuados para ello: visitas a nuestra web, el famoso engagement... Son un estupendo canal de comunicación con nuestros clientes actuales y con los potenciales. Si hacemos un buen trabajo llegaremos a quien queramos llegar y esto no siginifica necesariamente llegar a millones o miles de personas, ya que depende de multitud de factores internos y externos.

Es verdad que estamos metidos en una sociedad y en unos mercados donde reina la inmediatez. Pero no es menos cierto que el prosumidor (cada vez es más complicado hablar sólo de consumidores) demanda información y contenidos de calidad. Además, me cuesta encontrar una razón para la compra de seguidores, más allá de dar una imagen irreal de puertas para afuera, pero sin traer nada positivo a la compañía. ¿Está definitivamente reñida la cantidad con la calidad? ¿Compraríais seguidores en algún caso concreto? ¡Compartir vuestra opinión!

Soy marketera todoterreno con altos conocimientos en diseño gráfico y web y copywriting. Ayudo a empresas a comunicar mejor sus soluciones, servicios y productos, eventos, acciones de RSC o ideas.

Laura Sánchez | Marketingytal
Bilbao, Bizkaia

Escríbeme y nos tomamos un café (aunque sea virtual)