Hola, bienvenid@!!

Marketingytal

Soluciones DISCOM: comunicación +diseño Copywriter y redactora Comunicación visual e ilustración

La zona de confort en la empresa: 5 señales de alerta


En el ámbito de la psicología se ha estudiado mucho sobre la llamada zona de confort, algo muy humano, aunque más o menos perjudicial según cuanto nos dejemos dominar por ella. Y es que la zona de confort representa ese estadio en que nos sentimos cómodos, en que funcionamos en modo de "piloto automático", sin querer pensar, sin complicaciones... Como si siempre fuésemos a estar así. Pero no. En el fondo todos sabemos que las circunstancias cambian continuamente y es mejor estar preparado para afrontar los cambios, sin verlos necesariamente como algo negativo.

Como las empresas, entidades y asociaciones están formadas por personas es lógico que también las compañías tengan "zonas de confort". Tienen u modo de hacer las cosas (su modo de hacer las cosas) y creen haber encontrado el equilibrio, así que, ¿por qué cambiar nada? Si lleva veinte, diez, cinco años funcionando así y todo ha ido bien.

Las personas mueven el mundo... ¡Y el mundo cambia!
Me gusta recordar en muchas conversaciones el caso de Kódak y cómo una marca líder está tan en su zona de confort que no es capaz de ver el gran cambio que se avecina. Y como no lo ve, sencillamente no actúa, no se prepara, sólo sigue haciendo lo de siempre confiando en que, como siempre, funcionará. Y que funcionará eternamente. Hoy sabemos que no fue, que no es así.

5 síntomas de que una empresa u organización está en su zona de confort

Las personas y organizaciones requieren de estabilidad  para funcionar. Pero también necesitan retos para moverse, mejorar, superarse, innovar, adaptarse... Buscar un equilibrio entre las fuerzas del cambio y la necedidad de unos estándares de funcionamiento es cosa de todos, si bien debería empezar por el equipo directivo que lidere la organización.

¿Qué síntomas deberían preocuparnos en nuestra empresa? ¿Qué señales de alerta nos advierten de que estamos demasiado metidos en nuestra zona de confort?

1.  Sensación de invulnerabilidad. O lo que es lo mismo, cuando una empresa u organización piensa que va a seguir en la buena senda y no contempla escenarios de riesgo. Y esto no se refiere sólo a lo que puedan hacer (o no hacer) los clientes o la competencia, sino a ignorar otro tipo de señales, como por ejemplo, nuevas formas de cubrir la necesidad que satisface la empresa.

2. Se aísla o rechaza las voces discordantes. En la zona de confort no se quieren escuchar voces de alerta o ideas de mejoras o cambio. ¿Para qué cambiar? Esto hace que se rechace a empleados o proveedores que transmitan ideas distintas a la generalidad. Siempre hay que tener cuidado de no cerrar los oídos: el desacuerdo y los diferentes puntos de vista, si se gestionan bien, ayudan a mejorar, enriquecen.

3. ¿Plan a futuro? Hacer lo mismo, de la misma manera. ¿Cuál es el plan de la empresa de aquí a unos años? ¿Cómo se ve? Muchas empresas y organismos se ven... pues exactamente como ahora. Sin cambios en los procesos o productos o servicios...Esta actitud tiene un elevado coste de oportunidad: si la empresa está centrada en seguir igual, puede perderse nuevas oportunidades, tecnologías, mercados etc.

4. ¿Creatividad? ¿Qué es eso? Te voy a contar un secreto: la creatividad existe hasta en matemáticas. No es algo exclusivo de los copys publicitarios o de los diseñadores gráficos. La creatividad está en todas partes; no es más que solucionar algo de una forma distinta a como lo hacen los demás. Cuantas menos soluciones haya como la tuya, más creativo eres... ¿Y sabes cuál es el peor enemigo de la creatividad? Pues hacer siempre lo mismo, de forma mecánica, sin pararse un segundo a pensar. Sí, exacto, hemos descrito el fundamento básico de la mayoría de empleos... Algo que puede extenderse por toda la corporación, afectando desde la toma de decisiones...

5. Ombliguismo corporativo. O el arte de algunas corporaciones de mirarse su propio ombligo. La orientación al cliente es más que una bonita frase que se pone en los anuncios y catálogos corporativos. Es una actitud de escucha constante: escuchar, procesar, pensar, innovar...

¿Reconoces el día a día de tu empresa en estos puntos? Aunque cada uno de nosotros, a nivel personal y como profesional individual, trabaje por no acomodarse en la zona de confort es muy complicado escapar a ella si la organización en la que desarrollamos nuestra actividad vive en esta situación. Desafortunadamente, muchas corporaciones viven esta situación. ¡Algo que debemos cambiar entre todos!

Imagen vía Freepik

Soy marketera todoterreno con altos conocimientos en diseño gráfico y web y copywriting. Ayudo a empresas a comunicar mejor sus soluciones, servicios y productos, eventos, acciones de RSC o ideas.

Laura Sánchez | Marketingytal
Bilbao, Bizkaia

Escríbeme y nos tomamos un café (aunque sea virtual)