¿Sabes lo importante que es elegir un título atractivo para tus campañas e-mail marketing?

¿Sabes lo importante que es elegir un título atractivo para tus campañas e-mail marketing?

El e-mail marketing ha muerto... viva el e-mail marketing. Al igual que sucede con el marketing de contenidos, continuamente escuchamos cómo se pone en duda la eficacia de esta herramienta.

Funciona. Si se hace bien.
Tengo muy claro que el e-mail marketing funciona. Y funciona bien. Pero no vale cualquier cosa: las campañas de e-mail marketing deben ser estudiadas y pensadas y lo que es más importante: testadas. Creo que es uno de los temas en los que el tiempo que se dedica a probar es una valiosísima inversión, ya que cada prueba que hacemos nos devuelve un montón de información interesante. Aunque la prueba haya sido un fracaso. O precisamente por eso.

En clave: lo que no hay que hacer.
Siempre me rijo por dos principios fundamentales, que hablando en lenguaje coloquial son: no ser pesado y no quemar tu listado de correos.

Hace tiempo hice un curso presencial en cierta academia. El curso no estuvo mal, quizás no estuvo plenamente a la altura de mis expectativas, pero no salí descontenta. Hasta que a las pocas semanas comencé a recibir un bombardeo de emailings de la academia en cuestión ¡para ofrecerme el mismo curso que acababa de hacer! No es que me enviasen emails continuamente, sino que además lo hacían para tratar de venderme algo que acababa de comprar y disfrutar. Un ejemplo clarísimo de mal uso del e-mail marketing.

El arte de no ser pesado.
¿Qué es no ser pesado? Para empezar, dejar de mirarnos el ombligo y de pensar que lo que tenemos que decir es tan mega-interesante que nuestros suscriptores quieren saber de nosotros todos los días. Normalmente, no es así. Tampoco hay una norma general sobre la periodicidad adecuada para el email marketing. Hay quien dice que un emailing semanal es una buena estrategia. Depende. Una cosa es contar con un blog que se alimenta todos los días o varias veces por semana y que te permite enviar contenido (damos por hecho que relevante e interesante) quizás una o dos veces por semana y otra cosa son las campañas de emailing destinadas a la venta pura. Tampoco todos los listados se comportan igual. No hay ningún secreto: ser comedido y probar y probar hasta dar con lo que mejor funciona.

Mima tu listado de correos electrónicos.
Es largo, complicado y tedioso conseguir una lista de e-mails de personas interesadas en tu empresa o negocio. Es así en la mayoría de ocasiones. Cada correo es una persona que te ha otorgado su confianza y te ha dicho algo así como "me interesas". Y una forma muy frecuente de perder ese pequeño tesoro es no segmentar. O lo que es lo mismo: enviar a nuestros suscriptores lo que no les interesa y demasiado a menudo. Como la academia que te contaba y el curso que acababa de hacer. Si al menos me hubiesen ofrecido algo nuevo quizás no me habría molestado tanto.

El título, fundamental para enganchar a tu audiencia en tus campañas de e-mail marketing
Si no lo pruebas nunca sabrás el impacto real que tiene el asunto que pones en tus campañas de e-mail marketing. Es lógico pero a veces lo olvidamos, dejamos el asunto para el final y escribimos algo deprisa y corriendo.

Os pongo un ejemplo sencillo, que además da fe de que en casa del herrero cuchillo de palo :) Para uno de mis proyectos estaba funcionando con un newsletter mensual. En el asunto, simplemente ponía Newsletter + mes + nombre de la empresa. Por supuesto estaba cayendo en el error de pensar que sólo por ver el nombre del proyecto ya iban a sentir interés y a abrir y a clicar en el correo. ¿Qué puedo esperar de una lista de suscriptores que se han suscrito ellos solitos, por iniciativa propia? Como la tasa de aperturas no era mala (en torno al 30%) y es un proyecto personal al que no puedo dedicar mucho tiempo no le di muchas más vueltas. Sin embargo, hace un par de meses decidí modificar el asunto y utilizar el nombre del post más atractivo de los que hubiese en el contenido del news. Y no, no es una decisión fácil elegir cuál es el contenido más interesante. Ese sencillo cambio elevó la tasa de apertura ¡al 49%!

En realidad era algo que ya sabía. Y que como tú he leído en un montón de sitios. Pero a la hora de la verdad no lo había puesto en práctica pese a lo bien que funciona.

Así que ya lo sabes: invierte algo más de tiempo en elegir el asunto para tus campañas de e-mail marketing. ¡Seguo que no te arrepentirás!

No hay comentarios:

Publicar un comentario