Hola, bienvenid@!!

Marketingytal

Soluciones DISCOM: comunicación +diseño Copywriter y redactora Comunicación visual e ilustración

Eso de trabajar gratis

Imagen vía Freepik

Últimamente he leído varios post de diseñadores e ilustradores sobre la problemática del trabajo gratis en la profesión.

En la faceta más marketiniana de mi trabajo no es algo que vea con mucha frecuencia, pero cuando hablo de la parte relacionada más con el diseño o la ilustración es un gran problema. Un gran, gran problema.

Voy a poner un ejemplo sencillo: las plataformas de desafíos o retos entre diseñadores. Empresa sube un proyecto. Puede ser cualquier cosa: hacer un logotipo, rediseñar su página web o montar la maqueta de una revista. Y sin hacer nada , ni poner un duro sobre la mesa recibe ideas de diseñadores. Ideas que quedan ahí, nadie paga por ellas, pero que la empresa puede recopilar y recilar más adelante, encargando el trabajo a su agencia o diseñador habitual. Luego, si a la empresa le apetece, elige uno de los diseños propuestos y paga al diseñador, llevándose la plataforma un porcentaje.

Entono el mea culpa: sí, yo he participado en esas plataformas. Sí, he trabajado gratis. Sí, se me ha pedido trabajar gratis.

Creo que número importante de diseñadores e ilustradores lo han hecho. En mi caso los motivos eran claros:
  • No tenía experiencia y quería tenerla
  • Quería mejorar mi portfolio de trabajos
  • La promesa de que si lo hacía bien habría más trabajos para mi
  • Hacer una propuesta que resultase ganadora entre varias propuestas de compañeros (tal cosa nunca sucedió)

¿Os suena? Sí, era más joven e ingenua. Fue irresponsable caer en ese juego. Tampoco me voy a estar flagelando eternamente por ello, pero me molesta más por el daño general a la profesión que por el perjuicio para mi.

Uno no va a varias carnicerías, pide varios filetes, se los come, los compara y luego paga sólo el filete que le ha gustado más, ¿verdad? Esto es exactamente lo que ocurre cuando trabajamos "de gratis". Que nos hacemos daño todos y a la profesión en general.

La verdad me costó darme cuenta de esto. Para mi era algo natural; en el mundo de la publicidad son muy frecuentes los concursos de talentos, de creatividad, de diseño... Incluso trabajando en agencia es normal participar en esos desafíos.

Mal.

A menudo siento que tengo que estar continuamente justificando mi trabajo, dando explicaciones que en otros sectores y profesiones serían consideradas directamente una falta de respeto hacia mi como profesional. Hago de tripas corazón, trato de ser comprensiva. A veces no es fácil, sobre todo cuando me regatean unos euros gente que se ha gastado más en la comida de trabajo ayer o cuyos zapatos son más caros que su prespuesto de marketing.

Y posiblemente todo venga de lo mismo: de la idea extendida de que esto lo hace cualquiera, de la cultura de lo gratis, que se ha hecho más dramática porque de Internet se puede coger todo, del botón mágico de photoshop que lo hace todo en cinco minutos, del piensa y hazme la propuesta y el diseño y luego ya si eso hablamos...

La profesión que da el valor añadido no sabe ponerse en valor. ¡Menuda ironía!

Aún hoy hago algunas colaboraciones por las que me siento gratificada mediante el viejo sistema del trueque o intercambio. Si el proyecto o la persona me resultan interesantes, o cuando hay un befeneficio social, lo hago, pero siempre pidiendo total libertad creativa.

Es un tema complicado sobre el que queda mucho por hacer. Os recomiendo leer estos post, que son los que han despertado la necesidad de reflexionar sobre este tema en voz alta:







Soy marketera todoterreno con altos conocimientos en diseño gráfico y web y copywriting. Ayudo a empresas a comunicar mejor sus soluciones, servicios y productos, eventos, acciones de RSC o ideas.

Laura Sánchez | Marketingytal
Bilbao, Bizkaia

Escríbeme y nos tomamos un café (aunque sea virtual)