Hola, bienvenid@!!

Marketingytal

Soluciones DISCOM: comunicación +diseño Copywriter y redactora Comunicación visual e ilustración

3 cosas que aprendí sobre email marketing con todo el asunto del Safe Harbor

3 cosas que aprendí con todo el asunto del Safe Harbor

Desde finales de año se están escuchando muchas cosas sobre la interrupción (por llamarlo de alguna manera) del Safe Harbor.

El llamado Safe Harbor (puerto seguro) se aplica desde 1998, cuando se formalizó el acuerdo entre la Unión Europea y los EE.UU por el que se creaba un marco, un paraguas bajo el cual era seguro transferir datos de un lado a otro del Atlántico. La primera fundamental era que se cumpliesen ciertos principios de privacidad.

¿Qué ha pasado? Bueno, para empezar el nivel de transferencia de datos actual no es en absoluto comparable al del marco de 1998. Para nada.

Después está el caso Schrems. Max Schrems, un joven abogado de Austria y activista a favor del derecho a la privacidad, demandó a Facebook por la transferencia de datos y el uso de los mismos, que podrían poner en entredicho que el Safe Harbor fuera realmente tan seguro. Y es que la protección de la privacidad y los datos en Estados Unidos no está, ni mucho menos, a la altura de la sensibilidad europea, al menos en teoría.

Tras un periplo legal, Schrems consiguió finalmente en octubre de 2015 una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que le daba la razón y anulaba el marco existente, el Safe Harbor. (ver la nota de prensa de la Agencia Española de Protección de datos)

En la práctica, esta decisión afecta íntimamente a numerosas empresas de EE.UU, y muy conocidas. Gigantes tecnológicos como Google, el todopoderoso Amazon, redes sociales sociales como Facebook y Twitter… 

A partir de ahí, saltó la alarma. ¿Cuántas empresas no utilizan servicios de ese tipo? ¿Hasta dónde llegaban las implicaciones?

El sentido común dice que se llegará a un acuerdo más pronto que tarde; mientras tanto, como es lógico, hay cierta preocupación en empresas.

Para mi, el mayor reto lo ha supuesto el eMail marketing, por la razón de que casi todas las herramientas que veníamos utilizando no cumplían con el nuevo escenario, al estar sus servidores ubicados fuera de Europa. Así que en algunos casos hemos tenido que emigrar de herramienta. 

La cuestión es, ¿estábamos preparados?

Iba a poner que por suerte sí, lo estábamos. Pero en realidad no es una cuestión de suerte, sino de ser precavidos  y ordenados :)

Be prepared, my friend
Preparado para todo.  Y en lo que se refiere a tu estrategia de email marketing y a tu proveedor de este servicio signifca:
Tener siempre una copia de seguridad de tu listado de suscriptores. Programa copias de seguridad de esa lista y que estén localizadas y a buen recaudo.
Esto es fundamental por varias razones, nunca se sabe lo que se puede ocurrir…

Hay vida más allá de MailChimp
Incluso antes de que saltase la voz de alarma ya había tenido la oportunidad de trabajar con otras plataformas de email marketing, cosa que me ha venido muy bien para ser ágil en los casos en los que hemos migrado de herramienta. Cada servicio tiene sus particularidades pero la realidad es que la gran diferencia entre unos y otros no es tan grande. Quizás el éxito de MailChimp se ha debido a su buena estrategia (empleando influencers y bloggers) y especialmente a su interfaz amigable y a su facilidad de uso. En ese sentido, sigo pensando que es la mejor para quienes tienen necesidades básicas. Pero hay otras herramientas pisándoles los talones con interfaces cada vez mejores y, lo que es más importante, cuentas free y Premium que ofrecen más por lo mismo o por menos.
Pero, en todo caso, viene bien estar al día y conocer otras alternativas. Para mi ha sido esencial, ya que me ha permitido poder hacer migraciones con bastante agilidad y sin traumas.

Si tienes clara tu estrategia, el cambio de herramienta no es tan dramático
No voy a decir que todas las herramientas sean iguales porque no lo son. Algunas son más intuitivas, o tienen más plantillas, por ejemplo. Eso no es algo bueno o malo per se: por ejemplo tener muchas plantillas puede ser un problema para un pequeño negocio que quiere algo sencillo y no volverse loco eligiendo entre modelos de newsletter.
Pero, en la práctica, si tienes muy bien definida tu estrategia de eMail marketing, un hipotético cambio de herramienta no es nada dramático, ya que apenas hay que superar una fase de configuración y testeo.

Soy marketera todoterreno con altos conocimientos en diseño gráfico y web y copywriting. Ayudo a empresas a comunicar mejor sus soluciones, servicios y productos, eventos, acciones de RSC o ideas.

Laura Sánchez | Marketingytal
Bilbao, Bizkaia

Escríbeme y nos tomamos un café (aunque sea virtual)