Hola, bienvenid@!!

Marketingytal

Soluciones DISCOM: comunicación +diseño Copywriter y redactora Comunicación visual e ilustración

Aportar valor: ¿y eso qué es lo que es?



Aportar valor. Orientación al cliente. Servicio personalizado. Ay... Que levante la mano quien esté libre de pecado. Y estar libre de pecado es NO haber usado nunca jamás de los jamases alguno de estos conceptos, que de tanto uso pienso que están un poco rotos ya.

Lo de la orientación al cliente y el servicio personalizado hoy los voy a dejar un poco de lado. Porque últimamente de lo que estoy saturada es de lo de "aportar valor".

Cuando hablo con empresas, empresarios, directivos... todos hinchan el pecho y asumen que 'aportan valor'. Pero un valor increíble, de los que deslumbran y te tienes que poner gafas de sol para no quedarte ciego...

Pero, ¿qué es aportar valor, hablando en términos de comunicación, o marketing si quieres? ¿Es escribir en un blog corporativo las mismas noticias que publica todo el mundo? ¿Reescribir un post de un tema muy manido y sin aportar un punto de vista original? ¿Añadir un extra a un servicio?

Pues puede que sí. O que no.

La cosa es la siguiente: lo que es valor añadido y no lo es, no lo decide el directivo ni la empresa, ni yo. Lo decide el cliente.

Tu cliente, tu consumidor decide qué le interesa y qué no. Qué le facilita la vida y qué no.

Puedes escribir un eBook o un post de 2.000 palabras en tu blog corporativo. Como no le interese o le solucione algo a tu cliente todo ese esfuerzo se va por el desagüe...

Esto, que parece tan de sentido común, no lo vemos tan claro cuando se trata de nuestra empresa, nuestro negocio... Es normal: para cualquier empresario o emprendedor la empresa es la niña de sus ojos y cuesta verle defectillos...

No tengo que mirar muy lejos: me puedo poder a mi misma de ejemplo. ¿Cuántas veces en algún proyecto mío habré escrito algo sólo por escribir, por gustarle a Google, por no dejar el blog abandonado meses?

Quizás hace algún tiempo eso podía funcionar, pero ahora...
Las cosas que se hacen por hacer, normalmente no funcionan. Y no son sostenibles en el tiempo. Entono el mea culpa.

Cuando trabajas en email marketing se ve cristalino. Cada envío es un auténtico examen. Si el tema no interesa el email no se abre, no se clica, hay más bajas.

Mirar para otro lado no sirve de nada. Por mucho que te lo hayas currado, sorry my friend, ese envío 'no aporta valor'. Seguro que la intención era buena, pero no ha funcionado.

No pasa nada. Muchas veces lo que funciona es el 'prueba error'. No siempre hay recetas mágicas.

Sólo seremos culpables de no escuchar las señales. Equivocarse es de sabios, o eso dicen. Lo cierto es que personalmente, de las equivocaciones, he aprendido un rato.

Desconozco qué aporta valor y qué no. Cada caso es diferente. Las particularidades influyen.

Pero tenlo claro: aportar valor es poner al cliente, al consumidor en el centro y construirlo todo al rededor de sus deseos y sus necesidades. Ya lo dijo Molière... 
Las cosas sólo tienen el valor que les damos.


Soy marketera todoterreno con altos conocimientos en diseño gráfico y web y copywriting. Ayudo a empresas a comunicar mejor sus soluciones, servicios y productos, eventos, acciones de RSC o ideas.

Laura Sánchez | Marketingytal
Bilbao, Bizkaia

Escríbeme y nos tomamos un café (aunque sea virtual)