Por qué tienes que estar online aunque tu cliente venga del mundo offline

Por qué tienes que estar online aunque tu cliente venga del mundo offline

Estos días estaba leyendo una reseña sobre marketing jurídico y cómo las empresas norteamericanas lo están aplicando en este momento. Es un sector, el de los despachos de abogados y asesorías y gestorías que me interesa, ya que colaboro desde hace años con varias empresas que se mueven en este sector.

A lo largo de estos años he tenido la oportunidad de charlar con personas de estos sectores y he visto algunos puntos en común en todos ellos.

Por ejemplo:
  • Sienten miedo del entorno online, especialmente de las redes sociales
  • Como es lógico, por deformación profesional, ven problemas de privacidad, autoría etc. por todas partes. Tienen razón: los hay y seguramente nos llevará algún tiempo encontrar el equilibrio entre la imagen corporativa y la imagen de los empleados, por ejemplo. 
  • Están habituados a entornos de trabajo bastante analógicos, al menos en lo que se refiere a los puntos de contacto con el cliente (teléfono).
  • Ven la oportunidad en la digitalización y en el trabajo en la nube, aunque son sensibles a sus riesgos (y eso no es malo en absoluto)
  • Vienen de un mundo donde un lenguaje arcaico y elaborado era la ‘prueba’ de su profesionalidad. Pero se encuentran con clientes que, cada vez más, quieren que se les hable en otro idioma. Quieren comprender y que se les trate de otra manera. Y están dispuestos a marcharse donde les ofrezcan esto.
Dicho esto, leyendo el informe del que hablaba antes, me quedé con este interesante dato:
El 70% de las personas que necesitaron un abogado lo eligieron por recomendaciones de amigos y familiares. 


O sea, el boca a boca de toda la vida. Nada de búsquedas en Google o en redes sociales.

Bueno, ¿y entonces para qué invertir en online? ¿Para que tener una página web, por ejemplo?

Examinando el estudio, se hacía hincapié en lo siguiente: sólo se seguía la recomendación del familiar o amigo cuando, además, se encontraban buenas referencias online del abogado en cuestión.

Esto me recordó una conversación de hace algunas semanas con un cliente (abogado) en la que hablábamos de las dificultades de entrada de clientes por el canal online. Una entrada de clientes por vía online que justificaría fácilmente la inversión realizada.

Entonces yo le dije que, bajo mi punto de vista, en este momento, y en su caso, la inversión que estaba realizando en su página web (y en su sistema de comunicación en general con el cliente) tenía por objetivo NO DECEPCIONAR.

Así de sencillo. Y de complicado.

Porque cuando alguien le encontrase, fuese de la forma que fuese (buscando en Google o por mención de un colega o amigo) estaba muy segura de que lo primero que haría esa persona sería buscar su nombre en Internet y mirar su página web para ver si realmente podía ayudarle con su problema.

Y en esa primera toma de contacto él no iba a estar presente.

Era su página web la que debía convencer a ese cliente potencial de que SÍ, PUEDO AYUDARTE EN ESO QUE TE PREOCUPA.

Así de sencillo. Y de complicado.

Por eso, cuando hablo con empresarios y autónomos, trato de hacerles ver lo importante que es su imagen. Y cuando digo imagen, no me refiero sólo al logo o a la calidad de las fotos, sino a lo que transmiten. Qué dicen y cómo lo hacen.

Porque, cada vez más, su potencial cliente va a buscarles en Internet. Va a mirar su página web. Va a comparar esa web con lo que le han dicho sobre esa empresa. Y va a decidir si le encaja y si merece la pena ir un paso más allá. Contactar. Escribir. Llamar. Seguir en redes. Lo que sea.

Si tu imagen decepciona, puedes haber perdido un cliente.
Si las palabras no son adecuadas, has perdido una oportunidad.

¿Verdad que es importante?

Así que aunque tu cliente venga del mundo offline, debes cuidar la presencia on line de tu empresa. Y, como ya comenté en este otro post, la página web hay que revisarla al menos una vez al año o siempre que detectes que tu negocio está evolucionan en algún sentido que debe ser reflejado.


Si necesitas ayuda para mejorar la comunicación corporativa de tu pyme prueba mi diagnóstico gratuito. Sólo tienes que contestar unas pocas preguntas y te envío un informe gratis con sugerencias de mejora. Pruébalo aquí.

Imagen ilustrativa del post Designed by Freepik

No hay comentarios:

Publicar un comentario