Por qué no debes tomar decisiones en la comunicación de tu empresa “sobre la marcha”


Hace algunos años bromeaba mucho con un compañero sobre la flexibilidad. La flexibilidad mal entendida, claro.
Porque eso es no saber hacia dónde vas.
Dar palos de ciego.
En aquel momento, trabajaba en una compañía donde íbamos a “salto de mata”, con muchos cambios de rumbo repentinos y en el departamento de marketing y comunicación éramos unos auténticos “apagafuegos”.
El día a día laboral era todo un vaivén y mi compañero decía que me veía como si estuviese haciendo equilibrios en un trapecio.
Bueno, en sentido figurado, tenía razón :)

Lo cierto es que no deja de sorprenderme la poca planificación de las empresas en materia de comunicación. 
Y esto no es algo que requiera de grandes presupuestos, ni grandes marcas…
Precisamente, una pyme con un presupuesto muy limitado en comunicación debería planificar muy bien qué va a hacer y para qué va a hacerlo. 
Sólo así podrá orientarse a exprimir al máximo sus limitados recursos.

Sin embargo...
Esto lo veo sobre marcha. 
Esto lo voy viendo y decido. 
Son frases que escucho con mucha frecuencia.

Hoy, precisamente, hablaba con otra persona que, a base de agobios y malos resultados, había decidido planificar la parte de comunicación por fin.

Cuando no planificas, trabajas agobiado, casi no te da tiempo a pensar, ni a releer las cosas. Y entonces las cosas pueden no salir bien. 

Está claro que hay que ser flexibles, ¡por supuesto! Si surge una oportunidad, hay que aprovecharla aunque no estuviese previsto.
Pero no es menos claro que sí hay muchos momentos y fechas que se pueden anticipar.
Y hacerlo es bueno para todo, especialmente en el entorno de la comunicación corporativa donde es la imagen de la empresa la que está en juego. 

3 beneficios inmediatos de planificar la comunicación (por pequeña que sea tu empresa) 

Por si aún no te has convencido te voy a dar tres buenas razones que, bajo mi punto de vista, son claves para mejorar la calidad de la comunicación en tu empresa.
Porque la planificación, si se hace de forma realista y se va cumpliendo, se convierte en calidad. 

El quipo que trabaje en la comunicación de tu empresa va a ser más feliz. 
Y eso se nota. Y es bueno para los resultados, créeme.
Da igual que sea un equipo interno o externo: el pedir un folleto para una feria que es dentro de dos días, el lanzar un emailing sin apenas haber podido leerlo para buscar erratas y este tipo de prácticas es caldo de cultivo para los errores y los malos resultados.

La planificación ayuda a la creatividad. 
¿Te parece rara esta afirmación? Nada más lejos de la realidad. Es cierto que la creatividad llama sin avisar y hay una parte de intuición, pero los buenos trabajos son… pues eso, un 90% de trabajo.
 Planificar bien las cosas implica tener plazos razonables. Y tener plazos razonables nos permite pensar en las cosas varias veces. Darles varias vueltas. Aportar ese plus que con las prisas rara vez aportamos ya que estamos más preocupados por llegar a tiempo, con lo que sea. Aunque ‘lo que sea’ sea mediocre.

Planificar a 6 meses o un año vista te da una visión global que hace más eficiente. 
Créeme: no es lo mismo ir “a salto de mata”, como decía antes, sobreviviendo cada día, cada semana, cada mes, preguntándote si se te ha olvidado algo… que planificar el año entre octubre y diciembre del año anterior.
Muchos profesionales ignoran el poder positivo que tiene señalar fechas en el calendario con anticipación. Los eventos, ferias y citas importantes los tienes perfectamente controlados y empiezas a pensar en qué comunicar o cómo promocionar meses antes… Bueno para ti, tu equipo, tus proveedores y tus resultados.

Estoy segura de que por pequeño o industrial que sea tu negocio tienes en mente diversas fechas importantes en las que te conviene estar presente para tus clientes y vas a necesitar comunicar algo.
Por ejemplo:
  • Navidad 
  • Vacaciones 
  • Ferias importantes 
  • Si eres un comercio o ecommerce, días como San Valentín, el día de la madre, el del padre etc. 

Aquí puedes descargarte mi calendario de fechas relevantes generales de 2018, pero recuerda que lo conveniente es que completes esa información con la propia de tu empresa y tu sector. 

Si necesitas ayuda puedes realizar mi mini auditoría diagnóstico virtual del estado de la comunicación de tu empresa y página web y ¡recibirás un informe personalizado sin compromiso! 

La imagen del post es de Freepik

No hay comentarios:

Publicar un comentario